Lun. May 20th, 2024

Los huesos se pueden clasificar de diferentes maneras, según sus características anatómicas y funcionales. A continuación, se presentan algunas de las clasificaciones más comunes:

  1. Según su forma: los huesos se pueden clasificar en largos, cortos, planos, irregulares y sesamoideos.
  • Huesos largos: son más largos que anchos y están formados por un cuerpo central (diáfisis) y dos extremos (epífisis). Ejemplos: fémur, tibia, peroné, húmero, radio y cúbito.
  • Huesos cortos: son más anchos que largos y su forma es más o menos cuboidal. Ejemplos: huesos del carpo (muñeca) y del tarso (pie).
  • Huesos planos: son delgados y tienen forma de lámina. Ejemplos: cráneo, omóplato, costillas, esternón y huesos del pelvis.
  • Huesos irregulares: tienen formas complejas y no se ajustan a las categorías anteriores. Ejemplos: vértebras, huesos del oído y del rostro.
  • Huesos sesamoideos: son pequeños y redondeados y se encuentran en la proximidad de las articulaciones. Ejemplos: rótula.
  1. Según su estructura interna: los huesos se pueden clasificar en compactos y esponjosos.
  • Huesos compactos: tienen una estructura densa y resistente y se encuentran en la superficie externa de los huesos largos y en la capa externa de los huesos planos.
  • Huesos esponjosos: tienen una estructura porosa y menos densa que los huesos compactos y se encuentran en el interior de los huesos largos y en la capa interna de los huesos planos.
  1. Según su función: los huesos se pueden clasificar en huesos de soporte, protección, movimiento y hematopoyéticos.
  • Huesos de soporte: son aquellos que sostienen y mantienen el cuerpo en posición vertical. Ejemplos: columna vertebral, costillas y pelvis.
  • Huesos de protección: son aquellos que protegen órganos vitales del cuerpo. Ejemplos: cráneo, esternón, costillas y huesos del pelvis.
  • Huesos de movimiento: son aquellos que permiten el movimiento del cuerpo. Ejemplos: huesos de las extremidades y las articulaciones.
  • Huesos hematopoyéticos: son aquellos que producen células sanguíneas en la médula ósea. Ejemplos: vértebras, costillas, esternón y huesos del cráneo.